Yo como “outsider”

Al aproximarse el cierre de este proyecto piloto, del cual, de manera indirecta, he participado, se me viene a la cabeza ciertas inquietudes en torno a la práctica, la investigación y el hacer por hacer. Lo abordaré aquí brevemente.

1604_AltAc_19

He pensado en una cita que me permita acercarme a  esta inquietud. Nicanor Parra dice en sus Tres poesías “No queda nada por decir. Todo lo que tenía por decir. Ha sido dicho no se cuantas veces.” Esta cita retumba en mi cabeza todos los días cuando me topo a varios de los residentes, pues tal vez, es la manera en que pienso las formas de producción visual. Es decir, cada vez es más difícil plantear reflexiones filosóficas desde lo visual, o por lo menos existe un saturación de información que hace que algunas de nuestras  formas de producción se tornen vacías.

Es por eso que cada vez que veo los modos de hacer de cada uno de los residentes en sus espacios y sus ideas, me queda más claro que no tengo herramientas, no tengo estudio definido, no tengo técnica, ni mucho menos asistentes o fábrica de producción, pero que tal vez eso me permite no tener una forma de hacer mi trabajo. Esto me lleva a pensar en las formas educativas o las estructuras formativas en artes visuales, que siguen siendo deficientes, o por lo menos para mi son deficientes, porque nunca entendí para qué se estudia eso y  muchos menos que exista una carrera.

En mis modos de trabajar tengo dos vertientes, que me parecen las maneras más exactas para aproximarse a una tipo de reflexión ante una problemática. Una que aprendí en la calle, directamente conviviendo con gente que se dedica a lo ilícito (observar, interactuar y ejecutar). La otra tiene que ver más con la manera en que doy a conocer ciertas problemáticas, o temas que me interesan, pero desde un sistema retórico visual.

Es por eso que la experiencia compartida con los Alter Académicos me permite repensar cosas, incluso las maneras colectivas en las que uno se desenvuelve, y que muchas veces es provechosa y otras veces no. Pero con algunos pude desarrollar ciertas ideas o pruebas de trabajos que hice y que estoy haciendo, como en los casos de Adrián, que me colaboró con algunas impresiones para hacer una maqueta de un libro, o de Marton que me dio unas clases de serigrafía para producir una propuesta.

1604_AltAc_68

Pero volviendo a lo educativo, creo que la autoconstrucción del conocimiento es la forma más eficiente que se da desde lo colectivo. Es una manera de involucrar los saberes desde lo implícito (individual) para llevarlo a lo explícito (cultural)  y de ahí a la socialización, la discusión, la confrontación y la valoración. Por tanto, los procesos formativos, como el que se gestó desde TEOR/éTica, me parece la forma más propicia para el seguimiento de investigaciones locales; pero además, es el espacio de libertad que muchos artistas o productores buscan para llevar a cabo sus ideas.

Texto: Christian Salablanca

Fotos: Daniela Morales L.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s