La casa de todos

Lado V es como la casa a la que me pasé a vivir hace más o menos tres años. Es muy grande, tiene cuatro cuartos y este año decidimos abrirlos para alquiler.

AltAc_Marton

Marton fue el primero en pasarse. Marton es como el amigo que uno invita a la casa de la mamá por un café y después de 15 minutos tiene los pies descalzos sobre el sofá y está cagado de risa oyendo historias de antaño.

Marton no pidió mucho permiso, entró a su espacio y montó su estudio el mismo día que llegó. Paredes negras, tizas de colores y un chunchero maravilloso que forma parte del rompecabezas creativo de sus piezas. Lo único que no ha traído es el perro, pero estoy casi segura que lo ha metido a escondidas de noche (todo bien porque yo le dije que podía, no le digan a la jefa.) Vive en Barrio Escalante, pero en realidad desde hace seis semanas vive acá y duerme de vez en cuando en el poof más incómodo del mundo, supongo que así de acogedor se ha convertido el espacio.

AltAc_Mariela

La segunda inquilina en entrar fue Mariela, mejor conocida como la dulzura en persona. Yo, como siempre ando a 1000 revoluciones por segundo, siempre me sorprendo cuando me encuentro a alguien como Mariela con una energía tan ligera y potente.

Mariela escogió el cuarto con más luz, irónicamente, para trabajar el tema del submarino. Todos los días la veo entrar y salir con la cabeza llena de ideas. Lo más impresionante de su forma de trabajar es que todo, absolutamente todo, es una posibilidad. El submarino de Mariela tiene miles de puertas que se abren y la llevan a nuevos espacios con más puertas y así sucesivamente. Como todo es aprendizaje, su crecimiento es constante.

AltAc_Adrian

Llegando de tercero, Adrián. Hizo su entrada triunfal con un camión de mudanza (en serio) y uno a uno fue metiendo cajas de basura, impresoras y papel. En dos horas tenía la oficina acomodada. Fotos pegadas en la pared en líneas rectas, moldes de resina acomodados en filas impecables.

Resulta que Adrián es como una hormiga, trabajador y meticuloso. Su arma no tan secreta, es ser obsesivamente ordenado. Adrián no desperdicia ni un paquete de chirulitos. Siempre está observando la basura en la calle, pensando en cómo incorporarlo en su trabajo, si no me creen vayan a ver su estudio, es bastante fascinante, y los resultados de su trabajo son siempre impecables.

AltAc_Diana_

Entrando de última, Diana. Adorablemente olvidadiza, Diana es la roommate que siempre pierde las llaves del aparta. Diana entra y sale a un ritmo sincopado.

Su espacio es un reflejo del tema que está trabajando: el desborde. Lo exquisito del cuarto de Diana es que pareciera como que hay algo vivo creciendo en los recipientes distribuidos dentro del cuarto. No sabemos qué es, pero está creciendo.  Entrar y no entender exactamente qué es lo que está pasando es lo que define el proceso de Diana, esa pregunta que siempre está abierta es precisamente lo que la mueve.

La Alter Academia es hoy, después de seis semanas, el resultado de una interacción muy especial entre cada uno de estos artistas con su espacio, ellos mismos y los demás. Si hay algo cierto es que es un espacio de procesos, de acompañamiento y de preguntas.

Lado V es la casa de todos.

Texto y foto ensayo por Daniela Morales L.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s